Al líder que madruga…Dios le ayuda!

Nos pregunta ¿cómo convertirse en una persona de la mañana sin temor a levantarse temprano? Sepa Ud. que los grandes líderes de la historia, salvo alguna excepción, fuero todos personalidades que disfrutaban levantándose temprano. Sus obligaciones les hacían aprovechar el tiempo al máximo.

Se sabe que el mejor desempeño de las personas es por las mañanas temprano, pero no se crea que simplemente con cambiar su “reloj mental” está todo solucionado. No es tan sencillo.

Los jóvenes profesionales, trabajen en una organización o sean autónomos, así como los emprendedores, siempre se dejan por costumbre, una cantidad de tareas para hacer por la noche. Son de esas personas, que instalan su portátil en la mesa del salón, encienden la televisión aunque no saben lo que están viendo porque sólo les apetece escuchar “un poco de ruido”, e inician la ardua tarea de revisar mails pendientes, ver proyectos en curso que requieren una profunda revisión, etc., etc.

Ellos llenan sus horarios durante el día y todavía tienen que cumplir con los plazos duros por la noche, así que hay una tendencia a trabajar cada vez más tarde. Lo “peligroso”, es que se convierte más que en un hábito, en una clarísima adicción. Pero lo que en realidad sucede, es que las noches parecen que tienen un sinfín de posibilidades, siendo lo único que tiene que tener Ud. es bastante café para poder continuar hasta altas horas de la madrugada.

La cuestión es que realizando esta rutina noche tras noche, aunque pueda intercalarse una salida social algún día, va agotando el cuerpo y la mente. Al principio de una nueva actividad, por ejemplo, en el lanzamiento de una nueva promoción en la empresa, la sensación es que está fuerte y que podrá continuar casi indefinidamente. Craso error de cálculo que pasará factura mucho más rápido de lo que Ud. puede imaginar.

Pero ahora Ud. probablemente sabe, que las noches también están sobrevalorados, porque en realidad cuál será la calidad de cada uno de los días que sigan a esas noches. Muchos de los que practican este mal hábito, sí…logran subsistir a la mañana siguiente y cada una de las madrugadas que siguen en las que se prepara para ir a la oficina. Pero su mente estará automáticamente “fuera de sí” (una especie de piloto automático) durante la jornada, además del consabido cansancio, ojos rojizos, dolores de espalda, falta de ganas de comer, etc. Lo normal es que si en una determinada semana ha abusado de sus fuerzas dos noches, por ejemplo, serán más de dos los días que tarde en recuperarse.

Por tanto, qué le parece si empieza a pensar con mentalidad mañanera. A ser una persona de las mañanas, arrancando temprano con sus actividades, mejor dicho, las pre-actividades antes de salir para su trabajo o a las reuniones que tenga.

No es casual que los estudios e investigaciones que se han realizado hasta la fecha, sobre los hábitos de trabajo nocturnos y la importancia de cambiarlos por las mañanas, sean los ejecutivos y profesionales con diversas responsabilidades, los que sí comprenden bien la importancia de llevar a cabo el cambio de hábito. Es más, afirman seguir odiando las mañanas. Es que el cuerpo “tiene memoria”.

La conclusión que se obtienen de declaraciones de personas que han logrado cambiar el hábito nocturno por el diurno bien temprano de madrugada, finalmente son los valedores de lo importante y saludable que es realizar los trabajos temprano habiendo descansado como es debido. Cuando empiezan a verificar el cambio, el no tener cansancio físico durante las largas jornadas de trabajo porque han podido relajar mente y cuerpo, descubren lo que al principio no creían en ello: los beneficios y en definitiva, la comodidad que implica para cualquier persona hacer los esfuerzos intelectuales cuando está cargado de toda la energía necesaria. Ésta se encuentra en el punto más alto entre las 6 y 8 de la mañana, pero a medida que transcurre el día, como es normal, irá decayendo, pero a un ritmo lento, no como decaería de haberse quedado trasnochando enviando mails y sintiendo esa sensación de sueño durante el día.

Otra conclusión importante que siempre han revelado los estudios que se han realizado en materia de cambio de hábitos de trabajo nocturno por diurno, es que el establecimiento de una rutina puede transformar toda su jornada laboral. En primer lugar, crear una rutina de dormir mejor. Los estudios demuestran que las personas que reciben siete horas de sueño (casi exactamente, ni más ni menos) son mucho más saludables y menos propensos a enfermarse.

Con el fin de estar en la cama lo suficientemente temprano para conseguir dormir siete horas, lo que tiene que hacer es algunos cambios en su rutina. Muchas personas afirman que no se cansan con tiempo suficiente para ir a la cama temprano. Otro error, porque a lo mejor, no están haciendo ninguna tarea, sólo mirando una película por televisión, incluso cabecean de vez en cuando, pero se siguen quedando porque están como predispuestos a aguantar el tipo e irse a la cama muy cansados pensando que en caso de hacerlo antes de determinada hora, no podrán dormirse.

Por eso, es conveniente durante la última hora del día, desconectarse de la tecnología y leer un libro. Acomodar las luces sólo para la lectura, vestir ya con ropa cómoda de estar en casa, porque la comodidad es en sí misma relajante. Digamos que está preparando su cuerpo y mente para el sueño.

¿Existen algunas reglas para facilitar este tránsito nocturno a diurno?

1º) Deporte y meditación

Esto es como el deporte, algunas personas les gusta ir a la piscina y hacer unos cuantos largos, otras prefieren un partido de tenis, mientras que otros salen a practicar marcha durante hora y media.

Veamos por caso, la gente que practica footing al menos entre 40 minutos y una hora temprano por las mañanas. ¿Pueden enviar un mail? Obviamente no. Pero sí pueden ordenar sus ideas mientras están practicando su deporte favorito.

Hemos comentado en artículos anteriores, la importancia que tiene la meditación, especialmente cuando se aprende a ejercitar la respiración profunda de los típicos ejercicios de yoga. De igual modo, aquella persona que está practicando marcha, no es que tenga pasársela meditando durante la hora en que realiza sus ejercicios. No es este el fin. Lo que sí es conveniente, antes de iniciar la marcha, aconsejado por entrenadores personales, hacer estiramientos complementados por gimnasia respiratoria. Es en este momento de la respiración bien calma, que se sienten los pulmones cómo se van llenado de oxígeno y la sensación de cómo también los vamos vaciando. La mente está en blanco y sólo nos parece escuchar el sonido de la respiración y ningún otro movimiento porque estamos prácticamente concentrados en el ejercicio respiratorio.

Una vez que lleva dos o tres minutos practicando estos ejercicios, puede ser oportuno antes de lanzarse a correr, ordenar las ideas y agenda del día. Seguramente al tener “vacía” la mente y toda le energía disponible para practicar ejercicio, le facilitará ver las cosas con claridad. Es más, en algunos entrenamientos personales, los coaches han escuchado confesiones de sus pupilos de que lo que veían como un mundo la noche anterior cuando pensaban en las reuniones que tenían que enfrentar, lo ven con toda naturalidad y sin obstáculos, porque la mente de las mañanas amanece con el día y está en actitud on, o sea positiva.

2º) Escribir y tomar notas

Hay expertos que aconsejan la práctica de escribir una o dos páginas por las mañanas, que no sólo sirve para acomodar ideas, agenda y cuestiones que se tienen pendientes, sino que ayuda a despejar la mente. Algunas personas llevan sus anotaciones más con carácter de diario personal, en el que anotan todos los hechos que consideran relevantes que le han ocurrido el día anterior, que a posteriori es como una auténtica narración de su vida laboral, personal e incluso, las actividades deportivas que realiza por las mañanas.

Los que tenemos el hábito de escribir varios artículos semanales, también construimos nuestros propios esquemas, recordando conversaciones con colegas, tomando notas de información en la prensa internacional o en las revistas especializadas de Management y Economía, que nos ponen al tanto de lo que se “cuece” en los países más desarrollados. O sea, que siempre hay en dónde mirarse, a quién seguir y modestamente contribuir, como estamos haciendo hace tres años, a la doctrina desde este Blog.

Seguramente los que se obliguen a este hábito de tomar notas, no sólo podrán despejar la mente por las mañanas, sino que estarán en condiciones de contribuir con sus conocimientos y experiencias, a formar parte de algo mayor que una anotación como es un artículo como los que publicamos en el Blog de la EEN.

3º) Costumbres orientales o un batido occidental

Cuando se descubre la pasión que significa prepararse un té por las mañanas, el momento de espera a que la infusión se haga y después con calma disfrutar de su sabor, nos explica la razón profunda de por qué los chinos fueron los grandes adeptos y también difusores de esta bebida, que tiene muchísimas propiedades todas ellas excelentes para cuerpo y mente.

Quizás el batido de frutas o incluso otros complementos alimentarios le produzcan más satisfacción (tostadas, churros, etc.), pero el hábito del té ayuda a la pausa antes de iniciar la jornada y durante los momentos en los que tiene que estar pensando una solución a un tema importante. El té es en sí mismo una ceremonia, no en vano, en oriente, así se la conoce en muchos países como “la ceremonia del té”. La diferencia de filosofía de vida y de gestión del tiempo, hace de los ciudadanos orientales personas más propensas a la meditación y la reflexión. Occidente pareciera que nos quita esta capacidad innata de reflexionar y meditar, porque no hay tiempo y porque éste vale oro. No es bueno seguir la filosofía de “Fast & Furious” que ha puesto tan de moda una película de coches estadounidense, sino justamente es mejor lo contario, por ejemplo, “es tiempo de tomarnos un té”.

José Luis Zunni es director de ecofin.es y vicepresidente de FORO Ecofin. Director de ECOFIN Business School y coordinador de ECOFIN Management & Leadership.  Coordinador académico de la Red e Latam del grupo media-tics.com. Miembro de la Junta Directiva de Governance2014.  Autor de ‘Inteligencia Emocional para la Gestión. Un nuevo liderazgo empresarial’, coautor de ‘Liderar es sencillo. Management & Liderazgo’ y coautor con Ximo Salas de ‘Leader’s time (Tiempo del líder)’

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *